Fiestas de agosto

Las Fiestas de la Mare de Déu d’Agost, o sencillamente Festes de les Alfàbegues, constituyen el período anual de máxima expresión de la tradición y la cultura festiva de Bétera. Con las albahacas como protagonistas indiscutibles, acompañadas de los cohetes, durante las fiestas mayores organizadas por las obreras y los mayorales es imposible escaparse del elemento festivo. Durante estos diez días, en los que la fiesta que ocupa sin complejos las calles del pueblo, es obligada una visita a Bétera.

Fiestas de agosto

Las Fiestas de la Mare de Déu d’Agost , o sencillamente Festes de les Alfàbegues, constituyen el período anual de máxima expresión de la tradición y la cultura festiva de Bétera. Con les Alfàbegues como protagonistas indiscutibles, acompañadas de los cohetes, durante las fiestas mayores organizadas por las obreras y los mayorales es imposible escaparse del elemento festivo. Durante estos diez días, en los que la fiesta que ocupa sin complejos las calles del pueblo, es obligada una visita a Bétera.

Las Fiestas de la Mare de Déu d’Agost , o sencillamente Festes de les Alfàbegues, constituyen el período anual de máxima expresión de la tradición y la cultura festiva de Bétera.

LES ALFÀBEGUES: EL SÍMBOLO

La ofrenda de las albahacas a la Virgen, la rodà, es el momento culminante. El 15 de agosto es el gran día del año. Las dos obreras solteras son las encargadas de llevar a cabo la ofrenda de les albahacas más grandes del mundo, cultivadas con cuidado durante meses en el Hort de les Alfàbegues y llevadas por cossieters, mientras los mayorales llenan las calles de toneladas de confeti. Además la ofrenda también cuenta con formentets, transportados por niños y niños, y perpetuas. Este día toda una comunidad cumple un acto que nos asocia con los rituales más antiguos del mediterráneo. Las albahacas, símbolo por antonomasia de los beteranos y beteranas a las que se tributa auténtica devoció, son acompañadas por cientos de personas en un ambiente festivo y, por qué no decirlo, de cierto desenfreno en un día de subversión de algunas convenciones sociales.

Play Video

OBRERAS Y MAYORALES

Las Fiestas de Agosto son posibles gracias al trabajo y el esfuerzo de las Obreras y los Mayorales, que tradicionalmente representan el orden femenino y el masculino y se hacen cargo de una compleja organización. Las obreras son cuatro, dos solteras y dos casadas. El último día de las fiestas, conocido como la Vuitava, las obreras eligen a sus sucesoras, mediante la entrega de la bolleta con el nombre de la elegida. El día 15 de agosto el protagonismo es para las obreras solteras en la rodà; para la ocasión se atavían con ricos trajes elaborados artesanalmente durante meses y una reluciente sombrilla. El sombriller, persona muy cercana a la obrera, la llevará y la acompañará durante toda la ofrenda. Los mayorales son un grupo de jóvenes, inscrito desde años antes en el Ayuntamiento, que organiza todas las actividades de la fiesta y se encargan de la financiación. El día de les albahacas también tienen un papel primordial. Vestidos de gala con un pañuelo, verdadera pieza de orfebrería, que a menudo pasa de padres a hijos, se encargan de llenar las calles de confeti.

EL RITUAL DEL FUEGO

Si el pueblo de Bétera ama les alfàbegues, los cohetes no se quedan atrás. Las Fiestas de Agosto son el escenario donde se ejecuta anualmente el preciado ritual del fuego. El mismo 15 de agosto, al caer el sol y acabarse la procesión, los Mayorales disparan los coets de luxe, un cohete único con doce cambios inventado en el pueblo. Ya bien entrada la noche, a la 01.00, se hace la espectacular cordà, gigante de fuego que atrae la curiosidad de miles de visitantes. A partir de las 02:00 comienza un fenómeno único en las tierras valencianas; la coetà o disparada libre de cohetes por las calles del pueblo. Una noche mágica que Bétera ha sabido conservar y que tradicionalmente se pasa con los amigos y la familia. Coeters y cohetes desfilan por las calles del pueblo disparando sus artefactos de fuego, entre los que la apreciada femelleta es la reina, encontrando casas abiertas aquí y allá donde los invitan a orelletes y coques fines y un buen trago de mistela. La despedida de los cohetes se hace el día de la Coetà del Gos, el 17 de agosto al empezar la noche. Un impresionante espectáculo en el que los mayorales pueden llegar a disparar hasta 30.000 cohetes en cuarenta minutos.

Play Video

UNA FIESTA EN LA CALLE

Pero, ciertamente, no es necesario elegir un día determinado para acudir al pueblo en fiestas. En cualquiera de los doce días que dura el intenso programa festivo encontrarás las calles del pueblo llenos de vida, de colores y de aromas. En particular los que habitan las Obreras, guarnecidos con la colaboración de vecinos, amigos y familiares, de obligada visita. Las Fiestas de Agosto representan, en este sentido, un verdadero estallido. La encantadora dansà, recuperada en 2004, el Ball de Torrent de Obreras y Mayorales, las noches de albaes y de cant d’estil y el espectáculo de cada noche en la Alameda, epicentro del fenómeno festivo, y muchos más actos acaban de aliñar las fiestas más visitadas de la comarca.